El tiempo en Bejuma


Opinión

El país de los locos

marzo 6, 2017, 10:39 am
Por: Redacción

Este parece ser el país de los locos y es dirigido precisamente por el mayor de todos. Aquí no es normal que te levantes y vayas al baño a cepillarte, porque es difícil conseguir la crema dental. Al hacer tus necesidades no tienes papel higiénico y debes recurrir al agua (si es que hay).

nueos-chistesd-de-locos

 Antes, era normal preparar un cafecito y unas buenas arepas para el desayuno, pero ahora el café está por las nubes y la harina de maíz tampoco se consigue. A medio día, era lo más rutinario un almuerzo con arroz, carne o pollo (variándolos con pasta). Ahora uno debe buscar yuca, papa o ñame al mediodía, sino alcanza el sueldo para comprar los productos importados o de los bachaqueros.

El que tiene una moto o un carro debe andar “ojo pelao” para no ser una víctima más de los amigos de lo ajeno.

Del “salao” ni se diga, pues no basta el día de salario para comprar una pechuga de pollo, un kilo de bistec o una lonja de pescado. Lo más sencillo era comprar pan salado o dulce a eso de las cinco de la tarde para la merienda con café, pero ahora hay que hacer una cola de media hora para comprar el carbohidrato y a veces cuando es tu turno ya se ha acabado.

Si es en el caso de una enfermedad, era normal tener gripe o una infección y salir a la farmacia a comprar un antipirético o un antibiótico. Ahora debes recorrer todas las farmacias para ver si tienes la “suerte” de consegurilas. Si no, debes recurrir al “malojillo” o cualquier otra planta medicinal.

Antes, era normal andar por las calles hasta la medianoche y nadie se metía contigo, así estuvieras forrado en dinero. Ahora, al oscurecer debes buscar tu casa para no correr el peligro de ser atracado en la vía. El que tiene una moto o un carro debe andar “ojo pelao” para no ser una víctima más de los amigos de lo ajeno.

Era normal tener un terreno en algún sitio lejos de tu casa y sembrarlo con yuca, cambur, plátanos o cualquier otro rubro para ir los fines de semana a recoger las cosechas. Ahora no pueden cosechar, pues los choros no te dejan ni el rastro. La inseguridad es tan “arr..” que el seudónimo en el artículo se debe precisamente al miedo de que algún “revolucionario” atente contra este servidor por ser un “apátrida” y decir la verdad.

Tenemos que esperar hasta tres meses por una bolsa de comida a precios accesibles y ahora parece que las van a condicionarlas a tener el “carnet de la Patria”. Del resto hay que pelearse en las colas para poder comprar cuando llega algún producto regulado.

Ante este panorama, no nos queda más que resignarnos y esperar a ver si la situación mejora o si mediante elecciones (si las hay) podemos lograr un cambio de sistema.  Seguiremos en contacto.

Elso Berano

NOTICIAS RELACIONADAS
 
COMENTARIOS
 
Dicho y Hecho Todos los derechos reservados
Design By: